1

Tema: España, el segundo país europeo que menos reduce su pobreza infantil

España es el segundo país europeo que menor capacidad tiene para reducir la pobreza infantil a través de las ayudas sociales.

Lo dice el informe Pobreza infantil y exclusión social en Europa: una cuestión de derechos, elaborado por Save the Children y presentado como el segundo bofetón a las políticas del Gobierno en este campo en 15 días.

Si Cáritas alertó hace dos semanas de que España es el país con más porcentaje de niños sin recursos, ahora Save the Children corrobora la deriva con otro dato devastador: sólo Grecia lo hace peor que España a la hora de reducir la pobreza infantil con sus cada vez más mermadas ayudas sociales.

"La crisis económica y financiera ha afectado severamente a niños y niñas", señala Ester Asin, directora de la ONG ante la UE. "Los ingresos familiares son uno de los determinantes, pero la pobreza no es sólo falta de dinero. No significa solamente que sus necesidades básicas (comida, ropa o casa) no estén cubiertas. También está relacionado con la exclusión social, la falta de acceso a servicios o que los niños no puedan relacionarse".

Impacto de la crisis

El trabajo, que ha sido elaborado tomando datos de Eurostat (28 países de la UE más Islandia, Noruega y Suiza), describe un escenario con las luces apagadas.

No sólo por el impacto de la crisis: entre 2008 y 2012, el número de críos en riesgo de pobreza aumentó en casi un millón. Sino también por la incapacidad a la hora de restañar la sangría y cambiar el paso: "Antes de las prestaciones sociales el porcentaje de niños que viven bajo el umbral de la pobreza es de un 36,8%. Después de las prestaciones, de un 29,9%. Las ayudas sociales en España tan sólo reducen la pobreza infantil en un 6,9%. Si nos comparamos con Irlanda, un país que ha sufrido una situación económica similar a la España, sus prestaciones sociales han conseguido reducir la pobreza infantil en 32 puntos, pasando de un 49,1% de niños en riesgo de pobreza a un 17,1%". En España, uno de cada tres niños españoles está en situación de pobreza o en riesgo de exclusión social.