1

Tema: Rosberg planta cara a Hamilton

A Lewis Hamilton le salen unos caracolillos por debajo de la gorra, pistas de la melena que empieza a gastar. Paso de rapero, gorra calada y sonrisa de foto. El piloto inglés vuelve a sentirse en el centro de la foto, encantado de la vida. No es cualquiera, le gusta el papel de estrella porque le costó mucho llegar hasta aquí. No es de la estirpe de Nico Rosberg, su compañero, hijo de campeón y sangre azul por las venas. Este alemán políglota, cuando era un crío se despertaba los viernes de finales de mayo por el ruido de los coches de Fórmula 1, que aceleraban bajo la ventana de su casa en Mónaco. En ese tiempo, Hamilton aprendía kárate para defenderse en el colegio de un par de abusones. Rosberg ahora va en mocasines por el paddock y su colega de equipo gasta deportivas de lengüetas gigantes. Dos estilos condenados a enfrentarse esta temporada. [Parrilla de salida] [ Siga la carrera el domingo a las 17.00 horas, Antena 3]

El arranque del Mundial de Fórmula 1 les ha colocado frente a frente por culpa del poderío de su coche. Mientras el resto de las escuderías intenta explicar el origen de sus problemas, en Mercedes avanzan a paso de locomotora. Sin rival ni sombras en el retrovisor. En Bahrein la pista ha sido suya desde que arrancaron los viernes, felices las máquinas plateadas por las grandes rectas de Sakhir. El poderoso motor que portan devora metros y arena, imparable, lanzadísimos. Los entrenamientos libres confirmaron el temor del resto: será difícil seguirles el rastro.

Por detrás, sudores, como los de Sebastian Vettel, multicampeón del mundo varado sin tarjeta de embarque para la ronda decisiva de la sesión de clasificación. No pasó de la Q2 por diversos dolores de cabeza. El actual rey de la F1 sufrió este sábado un apagón en su mecánica. El otro piloto de Red Bull. Daniel Ricciardo, sí confirmó el avance de los coches azul trueno, pero el líder alemán tuvo problemas en su caja de cambios. Saldrá décimo porque su compañero arrastra una sanción desde Malasia 10 puestos en parrilla.

En Ferrari Kimi Raikkonen fue avanzando con dificultades, de milagro en la Q3. En los últimos diez minutos, los dos Ferrari tuvieron que pelear contra los motores Mercedes, el corazón que bombea éxito este año. Por primera vez esta temporada, el finlandés quedó por delante del español, quinto uno y noveno el otro. Ambos sufrirán en carrera para otear de lejos el podio.

«Hemos tenido problemas con la potencia de motor. Cada vuelta que dábamos íbamos más despacio. Es ilógico, pero es lo que hay. No estábamos en condiciones de luchar por la pole. Sabemos que es un circuito complicado para nosotros», resumió Alonso al finalizar. Le cuesta disimular el desengaño: «El coche es el mismo desde hace tres carreras, esperemos mejorar prestaciones en China [siguiente gran premio]. Y debemos intentar evitar los problemas de potencia. Hay pequeños problemas de fiabilidad que debemos solucionar. Y después dar un paso adelante, no estamos haciendo un buen trabajo por ahora», sentenció el asturiano. «Tenemos que estar satisfechos», dijo Raikkonen, conformista con su mejor puesto desde que comenzó el Mundial.

La única plaza que queda libre en el cajón parece reservada el domingo por el joven Ricciardo, el único capaz de encontrar la estela de los Mercedes. La pole en Bahrein fue para Rosberg, algo atascado Hamilton en la Q3. Mañana, en al gresca, el querubín alemán tendrá que defenderse con todo de su compañero.

Share