1

Tema: Anécdotas de la F1

GP DE FRANCIA DE 1982



Tres pilotos franceses suben al podio en el circuito Paul Ricard de Castellet, en Francia, tal y como recuerda el portal Henry the Podiumst. Todo queda en casa. René Arnoux se impone en su tierra por delante de su compañero de equipo en Renault, Alain Prost, y el fallecido Didier Pironi completa el trío.

Aunque, tal y como nos recuerda el portal, en la década de los 60 los pilotos británicos lograron realizar la misma hazaña, desde entonces ningún país ha vuelto a repetir el trío ganador.



GP AUSTRALIA DE 1993

Punto final a una rivalidad mítica: la de Senna y Prost. Entre finales de los años 80 y principios de los 90, el francés Alain Prost y el brasileño Ayrton Senna se disputan el título de campeón del mundo de pilotos, según recuerda el portal, bajo una gruesa capa de respeto.

En 1993, en el GP de Australia, Senna, que acababa de ganar la carrera, sube a su escalón del podio a Prost, quien ya se había asegurado el título desde el GP de Portugal. Ahí acabó la rivalidad entre los dos grandes pilotos, ya que Prost colgó los guantes y pocos meses después, el piloto brasileño falleció sobre la pista.

GRAN PREMIO DE SAN MARINO DE 1994

Imola. 1 de mayo de 1994. Durante las clasificaciones fallece el piloto austriaco Roland Ratzenberg. Sin embargo, la carrera se mantiene. En la sexta vuelta, el coche de Ayrton Senna se sale de pista y choca contra el muro. Fallece unas horas después.

En estas circunstancias, Michael Schumacher ganó la carrera, aunque nadie lo celebró. Con la imagen de la muerte de Senna en la mente de todos, no había ganas de celebrar nada.



GRAN PREMIO DE AUSTRIA DE 2002

Este GP puede bautizarse como ‘el escándalo Ferrari’. Durante la última vuelta de la carrera, según el portal Henry the Podiumst, el piloto de Ferrari, Rubens Barrichello (que va en cabeza), frena en seco a 100 metros de la línea de meta para dejar pasar a su compañero, Michael Schumacher.

El objetivo de la ‘Scuderia’ era darle el mayor número posible de puntos al alemán en su lucha por el campeonato. Finalmente, Schumacher ganó, pero aquella victoria no fue dulce, ya que el alemán fue abucheado por el público.



GP FRANCIA 97

Ecclestone paga el champagne. Esta tradición se remonta a los orígenes de la F1 en 1950, concretamente. Fangio, vencedor de ese año del Gran Premio de Francia recibe  recibe como recompensa una botella de champagne. En los años 60, los pilotos empiezan a rociarse con el precioso brebaje sobre el podio. En los 90 la Ley Evin se impone: el champagne está teóricamente prohibido en el podio del Gran Premio de Francia.

Así llegamos a 1997, en Magny-Cours, donde no hay botella. Entonces Ecclestone, furioso, da unos billetes a uno de sus asistentes y decide pagar la botella de champagne.

GP DE BARÉIN DE 2013

Desgraciadamente, una mujer en el podio es difícil de ver. Sin embargo aquel día Gill Jones subió al podio para recoger el trofeo con el que Red Bull se alzaba con el campeonato de constructores.

El director del equipo, Christian Horner, director del equipo, valoró esta gran primicia: “Ha sido genial enviar a un miembro importante de nuestro equipo, Gill Jones, que tanto ha hecho por nosotros. Ha sido fantástico verla allí arriba representando al equipo”.

GP DE MALASIA DE 2013

El lío Vettel-Webber. Es normal ver piques entre los compañeros de las escuderías, pero no tan esplícitamente. Durante la carrera de Sepang, en abril de 2013, Mark Webber lanzó una mirada ‘asesina’ a su compañero de equipo Sebastian Vettel, ganador de la carrera, y a la hora de realizar la ceremonia con champagne ni se miraron.

Pero, ¿por qué esta actitud? Porque unos minutos antes, cuando aún estaban en la pista, Vettel, desoyendo las órdenes de su equipo, lanzó un ataque contra su compañero, al que finalmente superó. El australiano, por si fuera poco, le dedicó un gesto obseceno desde el coche.



GP DE PORTUGAL DE 1992

Aquel día el podio se convirtió en un patio de recreo. En aquella época, Nigel Mansell retornó a su infancia e inició una guerra de champagne con Gerhard Berger, segundo, y Ayrton Senna, tercero.

Los tres corrían de un lado para otro, se escondían, se mostraban y se rociaban mutuamente. Pero el baño de champagne no solo lo disfrutaron los pilotos, también los organizadores, los miembros de los equipos y, por supuesto, las grid girls

GP DE ABU DABI DE 2012

Cuidado con el temperamento de Räikkönnen. En el podio de ese Gran Premio, y entrevistado por el antiguo campeón escocés, David Coulthard, sobre su victoria, el finlanés respondió: “La última vez me tocasteis las p****** porque no sonreía lo suficiente. Esta vez, sin duda, será lo mismo”.

GP DE CANADÁ DE 1978

Si la tradición para la celebración en el podio es descorchar una botella de champagne, Gilles Villeneuve se la saltó por completo. El piloto decidió celebrar su victoria con cerveza. Un acto menos desinteresado de lo que pudiera parecer ya que el difunto padre de Jacques Villeneuve tenía un contrato con la marca de cerveza.

Share