1

Tema: Usain Bolt gana la medalla de oro en los 200 metros

Un doblete sin precedentes. Usain Bolt, la leyenda del hectómetro, el velocista inmortal, ha ganado la medalla de oro en los 200 metros por segundos Juegos Olímpicos consecutivos. Metales que suma a los obtenidos en los 100 metros y que le convierten en un atleta único. Nadie en toda la historia consiguió repetir estos triunfos.

Carl Lewis, el Hijo del Viento, lo intentó, pero solo Bolt lo ha logrado. El jamaicano, de 25 años, no dio opción a su gran amigo y rival, Yohan Blake, al que superó con insultante superioridad. El 'Rayo' acabó con tanta soltura que incluso se permitió la licencia de girarse hacia su joven pupilo, ponerse el dedo índice en la boca para mandar callar a su insolente compañero de entrenamientos, amigo y rival.
Si en los 100 metros Usain Bolt tuvo que batir el récord olímpico para ganar (9,63 segundos fue su marca) en los 200 no tuvo que esforzarse tanto. Venció con un tiempo de 19.32s, desacelerando en los últimos metros para mirar a Blake (19.44s) a la cara. Ambos acababan de firmar sus mejores registros del año pero quedaron lejos del récord mundial (19.19 segundos). Warren Weir acabó tercero (19.84s), completando el podio totalmente jamaicano en los 200 metros.

De nuevo Blake, la 'Bestia', el aprendiz de Bolt, el jovencito de 22 años que amenaza con ser una dura competencia en los próximos años para el hombre más rápido de la historia, aparecía como su principal amenaza. Le había superado en los trials celebrados en Kingston (con el mejor registro del año: 19.70s), acabando con cinco años de victorias de Usain en su distancia preferida.
En los Juegos Olímpicos, sin embargo, las cosas se pusieron más serias. Yohan dio guerra, pero acabó pagando la novatada. En los 100 metros los nervios le jugaron una mala pasada y, simplemente, no tuvo opciones. Porque esta es la prueba del inmortal Usain Bolt, la competición en la que está más cómodo, donde no se siente presionado por una mala salida.

"Los 200 son mi especialidad, la que me va a convertir en leyenda", advirtió Bolt tras su triunfo el domingo en el hectómetro. Y no defraudó. Blake ha sido "despertador, aguijón y motivador" de Bolt. "Cuando me ganó el chaval en los campeonatos de Jamaica –explicó- me di cuenta de que me tenía que tomar en serio la cosa, que tendría que trabajar de verdad si quería ganar en Londres". Usain Bolt no quería que le ocurriera lo mismo que a Carl Lewis en Seúl, donde fue derrotado precisamente por su compañero de entrenamientos, Joe DeLoach.

Usain y Yohan representan dos modelos distintos de atleta. El 'Rayo', que bajó de 20 segundos en los 200 metros con solo 17 años, impone su larga zancada (2,44 metros). La 'Bestia', en cambio, es un velocista compacto, al estilo de Maurice Green. Con unos bíceps de impresión, es rápido, es fuerte y mejora sus registros temporada tras temporada. Unas semanas antes de viajar a Londres, los dos atletas dejaron de entrenar juntos. Su rivalidad es muy intensa. Su amistad también.

Christophe Lemaitre, el mejor blanco, francés, capaz de bajar de 10 segundos en los 100 y de 20 en los 200, firmó una discreta sexta posición. Cuarto mejor tiempo en las semifinales (20.03s), no pudo seguir el ritmo de los jamaicanos en la carrera decisiva (20.17s) e incluso le superaron el estadounidense Wallace Speramon (19.90s) y el holandés Martina Churandy (20.00s).
"Ahora soy una leyenda"

Usain Bolt aseguró que ya había cumplido con su misión de convertirse en una leyenda del atletismo en Londres 2012. "Esto es lo que vine a hacer. Ahora soy una leyenda. No tengo nada más que probar. He demostrado al mundo que soy el mejor y, ahora mismo, sólo quiero disfrutarlo", dijo el atleta.
El jamaicano pensaba que "sería posible" rebajar su propio récord mundial. "Salí de la curva bien pero no fui lo suficientemente rápido. Podía sentir un poco la tensión en mi espalda", explicó. Y añadió que la prueba fue "más dura" de lo que esperaba.

Share